Nkosi - KidsRights
Icono

"¡Somos todos iguales!"

Nkosi (30)
Sudáfrica
Tema: vih/sida

A sus once años el  habló en una Conferencia sobre el SIDA en Durban. Miles de personas estaban presentes y millones de personas lo vieron en vivo diciendo: "soy Nkosi y he nacido VIH positivo. Mi madre tenía el VIH, sin que ella lo supiera.  Una madre puede pasar el virus a su hijo durante el embarazo o el parto. De esta forma yo también lo heredé. Hoy en día la posibilidad de transmisión del VIH/SIDA puede ser reducida a través del uso de inhibidores de VIH. La gente le tiene miedo al virus, y es por eso de que mi madre temía de que nos expulsaran. Ella me llevó a un refugio para  personas con VIH/SIDA. Yo tenía entonces 2 años. El refugio tuvo que cerrar por problemas de dinero. Afortunadamente, la directora, Gail Johnson me llevó a su casa." 

Gail se convirtió en la madre adoptiva de Nkosi, él vivió 9 años con ella y su familia.  

"En 1997 mama Gail quería inscribirme en una escuela. No me aceptaron por estar contagiado con el virus de VIH/SIDA. Muchos padres no querían ningún niño con VIH  cerca de sus hijos. Entonces dímos un taller sobre el VIH/SIDA a estos padres, para enseñarles que no hay que temer porque el virus no se puede transmitir  tan fácil a otras personas.  Desde entonces los niños con VIH/SIDA no son discriminados en esta escuela. A mí me permitieron entrar."  

Juntos podemos mover el mundo 
KidsRights sigue apoyando a Nkosi, como changemaker, en su lucha por los derechos de los niños con VIH/SIDA. 'Refugio de Nkosi’(Nkosi’s Haven), un refugio para madres con VIH y sus hijos, fue  fundado por Nkosi y su madre adoptiva Gail y recibe apoyo continuo de KidsRights.  

Su misión
Gail: "Nkosi fue separado de su madre, porque ambos eran VIH-positivo. Él  la echaba mucho de menos. Es por eso que empezamos el Refugio de Nkosi; para que las madres y sus niños puedan estar juntos a pesar de su enfermedad. El refugio abrió sus puertas dos años antes del fallecimiento de Nkosi a causa del virus. Ahora cada año ayudamos a decenas de madres y sus hijos. Nkosi estaría tan orgulloso y feliz."  

Iniciar