“No hay restriccion de edad para luchar por la justicia y la paz.”
Nombre

March For Our Lives

País de origen
Los Estados Unidos
País actual
Los Estados Unidos
Edad
19
Tema
Violencia
Los adolescentes que iniciaron la Marcha por Nuestras Vidas son una fuente de inspiración para los jóvenes de todo el mundo, gracias a su lucha pacífica y poderosa para tener escuelas y comunidades más seguras. Ellos usaron sus habilidades y conocimientos para crear un cambio positivo y viable, movilizando a millones de compañeros, controlando la narrativa pública de los problemas que a ellos les afectan y haciendo que las personas al poder los escuchen. La Marcha por Nuestras Vidas ha crecido desde un grupo de amigos con una visión e ideales compartidos para un mundo mejor, a un movimiento masivo en crecimiento.

El lugar más seguro de Florida

David Hogg, Emma González, Jaclyn Corin y Matt Deitsch crecieron en un país donde los simulacros de tiros en las escuelas son parte de la rutina. Viviendo en Parkland, la comunidad más segura de Florida, nunca se imaginaron que esto les podía pasar a ellos. Pero pasó. El miércoles 14 de febrero de 2018, un ex alumno volvió a la Secundaria Marjory Stoneman Douglas y mató a tiros a 17 personas, incluyendo 14 niños.

Personalmente afectados por la tragedia, David, Emma, Jaclyn y Matt decidieron actuar. David, al momento un periodista adolescente del diario local, hizo un video del tiroteo mientras se escondía en una clase con otros alumnos. “Si nuestras almas quedarán atrás”, él dijo, “nuestras voces resonarían.” Jaclyn estaba planeando ir al congreso con al menos 100 estudiantes, cuando ella y Matt fueron invitados a la casa de un amigo para crear un plan. Unos días después, Emma pidió a los políticos y al gobierno que tomasen acción. Su frase ‘Lo llamamos discurso basura’ será recordado en la historia como parte de uno de los discursos más poderosos dado por una adolescente: “Seremos los niños de los que lees en los libros. No por ser otra estadística más sobre tiroteos masivos en América, sino porque, como dijo David, seremos el último tiroteo.”

Escuelas y comunidades seguras para todos

David, Emma, Jaclyn y Matt fundaron la Marcha por Nuestras Vidas junto con sus amigos para exigir soluciones pacíficas para obtener escuelas y comunidades seguras. Demasiados jóvenes estadounidenses viven con el temor diario de ser víctimas de violencia y como dijo Jaclyn, “Para quienes no se sentían seguros en ningún otro lado, la escuela es ahora también un lugar inseguro.”

Entre enero 2009 y mayo 2018, hubo 288 tiroteos en escuelas en Estados Unidos. Eso es 57 veces más que el número de tiroteos en las escuelas de Canadá, Japón, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido combinados.

La exposición a la violencia, ya sea directa o indirecta, perjudica el rendimiento académico de los estudiantes y su salud física y mental. Las calificaciones bajan y la probabilidad de enfermedad mental aumenta. Sentirse inseguro en la escuela o en el camino puede ser perjudicial, lo que lleva a los estudiantes a faltar a clases o a protegerse a sí mismos de maneras que por el contrario, aumentan la probabilidad de violencia.

Todos Marchamos por Nuestras Vidas

En las semanas después del tiroteo, David, Emma, Jaclyn, Matt y sus amigos brindaron varias entrevistas en TV y periódicos para mantener vivo el recuerdo de sus amigos y compañeros, y para exigir acciones. Al mismo tiempo, ellos se reunían para organizar la mayor acción: La Marcha por Nuestras Vidas en Washington, D.C.

Ellos inspiraron a millones de personas. Miles de personas se presentaron a la marcha en la Avenida Pennsylvania, y más de 800 marchas similares emergieron en todos los 50 Estados de América y en el mundo. Cada uno pidió por una solución pacífica para garantizar escuelas y comunidades seguras.

La Marcha por Nuestras Vidas podría contar con una base amplia. Ellos recaudaron más de 5 millones de dólares en muy poco tiempo. Personas de todos los contextos demostraron su apoyo. Lo que empezó como un grito global para un futuro más seguro, se convirtió en un claro movimiento dirigido por jóvenes. Más de 20 adolescentes se organizaron estratégicamente en el centro, mientras surgían 1200 capítulos locales.

Crea tu propio contenido

Nacidos en la era digital, los estudiantes de la Marcha por Nuestras Vidas hicieron uso de Twitter, encontrando nuevas maneras de protestar. “No les des contenido”, dijo Matt. “Créalo tú mismo.” Combinando información sumamente relevante con estilos de comunicación típicos de adolescentes, ellos demandaron acción a las personas en el poder vía medios sociales. Su mensaje llegó a buen puerto, y en muy poco tiempo fueron contactados por las personas más poderosas de los medios.

La Marcha por Nuestras Vidas fue un éxito. Desde que empezaron a hablar, más de 25 Estados sancionaron más de 50 leyes, todas en consonancia con su causa.

El Camino al Cambio

Para asegurar su futuro, es vital que los jóvenes sean escuchados. La misión de la Marcha por Nuestras Vidas fue la de incentivar a los jóvenes a votar y obligar a los políticos a que los escuchen. En su tour de Camino al Cambio por EE.UU., ellos visitaron a las comunidades afectadas por la violencia por el uso de armas, para hablar sobre posibles soluciones. Ellos armaron marchas y eventos para registrar votos y hablaron con políticos locales, los medios y familias de víctimas de violencia por el uso de armas. Fueron puerta a puerta para difundir su mensaje y motivar a que los jóvenes voten. Funcionó.

Junto con miembros de otras organizaciones de jóvenes, la Marcha por Nuestras Vidas visitó a más de 80 comunidades en 2 meses y registraron a más de 10,000 votantes. Pero, de acuerdo a los estudiantes, el impacto del tour no puede ser medido solamente con números. Ellos vieron como los jóvenes aprendieron a hacerse escuchar, encontrar un propósito en su comunidad e inclusive armar campañas políticas. Los políticos, medios y el público empezaron a escuchar a la nueva generación.

Estos adolescentes comprenden que, para verdaderamente hacer la diferencia, ellos tienen que hablar, y hablar fuerte. Si quieren influenciar políticas, tienen que movilizar a las personas para que los apoyen en su causa y cambiar la dinámica del debate público. Y eso es exactamente lo que hicieron.

¡Bienvenido al Movimiento de Changemakers de KidsRights!

¿Quieres hacer una diferencia en los derechos de niñas, niños y adolescentes? Todos pueden ser un changemaker. Mirá el video para saber más.

Idioma
Iniciar sesión